La corrupción del mandatario o administrador público replicada, reflejada o proyectada en los mandatarios o administradores privados. El mal ejemplo cunde. A propósito del administrador de consorcios de propiedad horizontal.

Imagen de Dra. Rita Lidia Sessa
27 Ene 2017 - 14:19
15096 lecturas
48 comentarios
Opine sobre este artículo
Imprimir

Lamentablemente recibo consultas frecuentes de propietarios, inquilinos o poseedores con boleto, acerca de expensas muy altas derivadas de gastos que me manifiestan que no son ciertos, que tienen un valor de mercado sensiblemente menor, que no se corresponden con la facturación exhibida, que se duplican inexplicablemente, etc. Ello sin perjuicio del gasto en personal (sueldo y cargas sociales), que en infinidad de casos insume mucho más del 50% del gasto mensual del consorcio.

Hay administraciones de consorcios que son ejemplares y transparentes, pero parecieran pocas frente a las abundantes y reiteradas quejas de vecinos sobre el particular.

Aquí viene mi primera reflexión : la ejemplaridad se proyecta de arriba hacia abajo. Si bien es cierto que la ocasión no hace al ladrón, sino lo descubre, los delitos tienen una razón por imitación y otra por impunidad. Si los que deben dar el ejemplo delinquen (sea un funcionario o el entorno familiar) y quedan impunes, pareciera haber una predisposición mayor a cometer ilícitos penales.

No quiero adentrarme en teorías que rechazan la pena, que tanto daño han hecho al olvidar que existe un código penal vigente y que se debe aplicar.
Concretamente me refiero a las figuras tipificadas como Cohecho y tráfico de influencias, Malversación de caudales públicos, Negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, Enriquecimiento ilícito de funcionarios y empleados, y otras, las cuales deben ser investigadas y juzgadas y – en su caso - condenadas. Con igualdad ante la ley.

Como eso no ocurre, conductas semejantes se replican en el orden privado, en general en lo que la legislación penal considera “Estafas y otras defraudaciones” en que incurren muchos administradores de consorcios.
Los vecinos saben lo lento y oneroso que resulta investigar, auditar, denunciar. No quieren embarcarse en juicios. Prefieren revocarle el mandato al administrador infiel y nombrar a otro.
Si bien esta solución no es fácil, pues requiere un esfuerzo comunitario, es posible.
Está en juego la defensa del patrimonio de los comuneros, afectado por un mandatario indigno.
///////


Fundación Liga del Consorcista de la Propiedad Horizontal

[email protected]

[email protected]

Montevideo 764 piso 11 A y C, Ciudad de Buenos Aires [ mapa]
4811-9836 || 4816-5111

Sugerencias sobre el sitio? Contáctese con nuestro webmaster

Fundación Liga del Consorcista de la Propiedad Horizontal

emails:
[email protected]
[email protected]

Montevideo 764 piso 11 A y C, Ciudad de Buenos Aires

4811.9836
4816.5111


Sugerencias sobre el sitio? Contáctese con nuestro webmaster