UNA SOLUCION PARA LOS INQUILINOS

Imagen de Dr. David Loisi
5 Nov 2018 - 17:32
2760 lecturas
31 comentarios
Opine sobre este artículo
Imprimir

Es de público conocimiento que en días recientes ha circulado un proyecto de ley de locaciones que ha resultado polémico para algunos sectores vinculados a las inmobiliarias y ha enfrentado a martilleros, propietarios e inquilinos.

Más allá de esas confrontaciones debemos analizar el problema y tener en cuenta lo siguiente: Lo que le da tranquilidad al inquilino es la certidumbre, la certeza de que va a pagar un monto determinado, no menos, no más. Esto con el precio de la locación está más que claro, pero: ¿qué ocurre con las expensas? El inquilino nunca sabe a ciencia cierta que tanto van a afectar a su bolsillo. Esto se debe a que las expensas son de monto variable y el inquilino las paga. ¿Es justo que así sea?. Cuando una situación se repite a lo largo del tiempo tendemos a no prestarle atención justificando esa situación en nuestra mente como que está bien porque “siempre se hizo así”. Pero esto no necesariamente es así.

Vamos a repasar un poco de historia y ver cómo fue que se decidió que los inquilinos paguen todo: A fines de la década del 40, el gobierno del Gral. Perón congeló el precio de los alquileres. El propietario no podía aumentarlos y ser locador era algo ruinoso. Los Martilleros de aquella época, con muy bien criterio y a modo de compensación hacían que fuera el inquilino quién pagase todo lo relacionado a impuestos y expensas. Luego, en los años 70, Martínez de Hoz liberaría el precio de los alquileres, pero el tema de las expensas no se modificó.

En la actualidad resulta injusto seguir cargándole al inquilino con erogaciones que legalmente corresponden al propietario, que son casi como un alquiler adicional.

La solución que proponemos es que el propietario en principio pague impuestos y expensas porque legalmente les corresponden.

Por supuesto que no dudamos de su derecho a cargar al inquilino con dichas obligaciones, desde luego. Pero en este caso, deberá calcular esos gastos de antemano y subir en consecuencia el monto del alquiler que exige. Razones elementales imponen este criterio, respetando la situación de los inquilinos, que por lo general son asalariados y merecen lealtad, poniendo al descubierto el verdadero precio del alquiler.

Esto evitaría la incertidumbre sufrida por el locatario al momento de la contratación. El tiene derecho a saber cuál es el precio en definitiva del alquiler, sin subterfugios ni engaños.

La locación es un contrato heredado del Derecho romano y es universalmente aceptado el criterio que introducimos. La "Locatio" o arrendamiento, exigía que el precio del contrato debía de ser cierto (del latín certus, asegurado).


Fundación Liga del Consorcista de la Propiedad Horizontal

[email protected]

[email protected]

Montevideo 764 piso 11 A y C, Ciudad de Buenos Aires [ mapa]
4811-9836 || 4816-5111

Sugerencias sobre el sitio? Contáctese con nuestro webmaster

Fundación Liga del Consorcista de la Propiedad Horizontal

emails:
[email protected]
[email protected]

Montevideo 764 piso 11 A y C, Ciudad de Buenos Aires

4811.9836
4816.5111


Sugerencias sobre el sitio? Contáctese con nuestro webmaster