Contenido para:
Todo el país

Por un accidente ocurrido al bajar de un ascensor ubicado en la planta baja del edificio donde funciona la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, la cámara del fuero establece que ésta debe responder por daños y perjuicios

106 personas leyeron esto
comentaron al pie
Versión para imprimir
Publicado el
Fecha del Fallo: 5-5-2022
Partes: Parise Teresa Norma c/ Universidad Nacional de Buenos Aires s/ daños y perjuicios
Tribunal: CAMARA CIVIL Y COMERCIAL FEDERAL- SALA III


(parcial)En Buenos Aires, a los 5 días del mes de mayo del año dos mil veintidós, se reúnen en acuerdo los vocales de la Sala III de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal a fin de pronunciarse en los autos “Parise Teresa Norma c/ Universidad Nacional de Buenos Aires s/ daños y perjuicios”; de conformidad con el orden establecido en el sorteo, el señor juez Guillermo Alberto Antelo dijo: I. La señora Teresa Norma Parise demandó a la Universidad Nacional de Buenos Aires (“UBA”) por los daños derivados del accidente que sufrió después de bajar del ascensor ubicado en la planta baja del edificio sito en 25 de mayo 217 de ésta Ciudad, donde funciona la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Reclamó la suma total de $ 53.000, comprensiva de los siguientes rubros: gastos de traslado $2000, incapacidad psíquica $10.000, gastos de asistencia médica y farmacia $1000, lucro cesante $30.000 y daño moral $10.000, más los intereses y las costas del juicio (ver fs. 19/26). En el escrito de inicio relató que el 12 de mayo de 2009, aproximadamente a las 19:15 horas, se retiró del aula donde tomaba el curso de idioma inglés en el que se había inscripto y abordó el ascensor que la llevó hasta la planta baja del edificio. Al salir se tropezó con una pizarra de hierro con ruedas y cayó al piso con todo el peso de su cuerpo sobre el hombro y brazo derechos. Señaló que fue atendida en el lugar por personal médico del SAME y trasladada, después, al Hospital de Agudos Dr. Cosme Argerich donde le practicaron estudios y le diagnosticaron fractura de troquiter con desplazamiento. Expresó que unos días más tarde, el 18 de mayo de 2009, sintió un intenso dolor en la zona afectada por lo cual fue al servicio de traumatología del Hospital Español donde le inmovilizaron el brazo con vendas elásticas y le prescribieron un tratamiento con fármacos (antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos) y posteriormente sesiones de kinesiología para su rehabilitación. ….

II. La Universidad compareció y contestó el traslado de la demanda solicitando su rechazo, con costas (fs. 93/107). Después de realizar una negativa pormenorizada de los hechos, puntualizó que la actora conocía de antemano la existencia y ubicación de la pizarra, ya que en ella se publicaba la información de interés para los estudiantes. Adujo que no podía reprochársele ninguna conducta culposa y que, en todo caso, existía una responsabilidad concurrente de la actora.

 III. El juez de primera instancia rechazó la demanda, con costas y difirió la regulación de los honorarios para el momento en que el pronunciamiento quedara firme ….. no tuvo por acreditada la relación de causalidad entre el daño y el factor de atribución ….La demandante cuestiona el encuadramiento jurídico del conflicto que hizo el juez. Estima que no es aplicable el artículo 1113, segundo párrafo, segunda parte del Código Civil, sino la Ley de Defensa del Consumidor, en particular los artículos 5 y 40 de ese plexo normativo (ley 24.240 y sus modificatorias). Entiende que la relación de consumo que la vinculó con la demandada implica el cumplimiento del deber de seguridad por parte de ésta; y que las normas citadas establecen la responsabilidad del   prestador del servicio cuando el daño ocurrió dentro de su establecimiento, situación ésta demostrada en el expediente. V. Debido a que el hecho que motivó el presente juicio ocurrió antes de la entrada en vigor del Código Civil y Comercial de la Nación, es aplicable el Código Civil ….Esta fuera de discusión que la demandante se inscribió en el curso de inglés extracurricular que dicta la UBA en el edificio de 25 de Mayo 217 de ésta Ciudad, en el que se encuentra la Facultad de Filosofía y Letras, y que el 12 de mayo de 2009 tuvo el accidente descripto ….. La condición de alumna de la señora Parise en el curso de inglés que dicta la UBA autoriza las siguientes calificaciones: la UBA es proveedora en los términos del artículo 2° de la ley 24240 y sus modificatorias, en tanto que la actora es “consumidora” y, por lo tanto, está amparada por dicho régimen legal (artículo 1° de la ley cit.). Corolario de ello es que entre las partes existía una relación de consumo sujeta a un ordenamiento legal específico que es el que rige la presente controversia. Expresado de otra forma, debe descartarse la aplicación del artículo 1113, segundo párrafo, segunda parte del Código Civil (“riesgo o vicio de la cosa”) porque esa disposición es propia de la responsabilidad extracontractual, ajena a la relación de consumo mentada. El deber de seguridad establecido en el artículo 5 de la Ley de Defensa del Consumidor es, virtualmente, la reglamentación de la garantía prevista en el artículo 42 de la Constitución Nacional. Le basta al consumidor afectado acreditar que sufrió un daño en el marco de la relación de consumo para tener derecho a la indemnización; y al proveedor le incumbe demostrar las eximentes -vgr. la extinción del vínculo por imposibilidad del cumplimiento; culpa de la víctima como causa excluyente del perjuicio- (CNCiv., Sala L, causas 593.524 del 30/5/2012 y 595.517 del 29/10/2012). En virtud de lo expuesto, corresponde tener por verificados los presupuestos del daño resarcible en lo que a éste caso se refiere.

VI. Cuando ocurrió el accidente la demandante tenía 68 años. La afirmación que hizo sobre su profesión de odontóloga (ver demanda) no fue negada por la UBA (ver negativas en el responde); por lo demás las testificales de Rodolfo T. Gay, Mercedes Valle Vizgarra y Rosa Gatto (fs. 187/187vta., 188/188vta. y 189/189vta.) corroboran ese aserto (artículo 386 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). No hay prueba sobre los ingresos que, por ese entonces, tenía, derivados del ejercicio profesional a lo que debe sumarse la falta de explicación sobre su condición de jubilada (ver fs. 9). El perito médico traumatólogo, doctor Francisco Carlos Leonardo Farfán Intriago dictaminó que Parisse tenía una incapacidad parcial y permanente del 11 % (peritaje fs. 267/269 y vta., en especial fs. 268 y vta.). Sin embargo, la revisó once años después del hecho (ver cargo fs. 269 y vta.), es decir cuando la actora tenía 75 años y no dio ninguna razón plausible para vincular ese porcentaje con el accidente. Considero, entonces, que la incapacidad sobreviniente y el lucro cesante reclamados (ver fs. 21, punto A.1 y fs. 22 punto B) no están demostrados. Tampoco lo está la incapacidad psíquica según puede apreciarse de la conclusión a la que arribó la perito Sabrina Elín Albornoz Arrubidarte en su dictamen ….. En cambio, corresponde admitir las sumas de $ 2000 y $ 1000 en conceptos de gastos de traslado y de asistencia médica y de farmacia, respectivamente, ya que ellos constituyen un daño emergente que, por lo general, es una consecuencia inmediata de las lesiones padecidas (artículo 901 del Código Civil). En relación con el daño moral (demanda, fs. 22 y vta, punto D), recuerdo que Parisse perdió el conocimiento, fue atendida por personal del SAME y derivada al hospital Argerich. Tuvo que guardar reposo durante un mes (ver documental fs. 7) y someterse a sesiones de kinesiología en forma continuada (ver documental fs. 4, 5, 10 y 11); además, recién recobró la movilidad de su brazo y hombro derechos recién a los cuatro meses de la caída, lapso durante el cual sufrió persistentes dolores (peritaje médico fs. 209). En función de lo expuesto, considero que el incumplimiento del deber de seguridad acarreó padecimientos en la esfera íntima de la demandante que deben ser indemnizados en la suma de $ 10.000 tal como fue pedido inicialmente (ver fs. 22 y vta.). Por ello, juzgo que la sentencia debe ser revocada y la demanda admitida parcialmente, condenándose a la UBA al pago total de $ 13.000, con más los intereses que se computarán desde el 12 de mayo de 2009 -fecha del evento dañoso- hasta su efectivo pago, a la Tasa que percibe el Banco de la Nación Argentina para sus operaciones de descuento a treinta días. Dado el modo en que prospera la demanda (responsabilidad y acogimiento de gastos de farmacia, de traslado y daño moral) se distribuyen los gastos causídicos en el 75 % a la demandada y en el 25 % a la actora (artículo 71 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). Así voto. Los señores jueces Ricardo G. Recondo y. Fernando A Uriarte, por análogos fundamentos, adhieren al voto que antecede. ….. Y VISTO: lo deliberado y las conclusiones a las que se arriba en el Acuerdo precedente, el Tribunal RESUELVE: revocar la sentencia y admitir parcialmente la demanda con el alcance indicado en los considerandos V y VI. Las costas se distribuyen en el 75% a la demandada y en el 25 % a la actora (arts. 71 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). En atención al modo en que se resuelve y a lo dispuesto por el juez a fs. 275, punto 3) del fallo, regulados que sean los honorarios por la anterior instancia, el Tribunal procederá a fijar los correspondientes a la actuación de Alzada. Regístrese, notifíquese, publíquese y devuélvase. Guillermo Alberto Antelo ---Ricardo Gustavo Recondo--- Fernando A. Uriarte Jueces de Cámara JULIO C GARCIA VILLALONGA, SECRETARIO DE CAMARA///

® Liga del Consorcista

Tags: accidente, Daños y Perjuicios, ,

SUSCRIPCIÓN GRATUITA
Todas las novedades en Propiedad Horizontal