Contenido para:
Todo el país

La sola existencia de un fallo judicial que disponga la absolución o sobreseimiento de una empleada doméstica acusada de hurto agravado no hace procedente, sin más, la acción de daños y perjuicios.

24 personas leyeron esto
comentaron al pie
Versión para imprimir
Publicado el
Fecha del Fallo: 16-5-2022
Partes: P., S. N. c/ S. A., J. J. y otro s/ daños y perjuicios
Tribunal: CAMARA NACIONAL CIVIL - SALA M


 (parcial) En Buenos Aires, a los 16 días del mes de mayo del año dos mil veintidós, hallándose reunidos los señores jueces de la Sala “M” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Dres. Carlos A. Calvo Costa, Guillermo D. González Zurro y María Isabel Benavente, a fin de pronunciarse en los autos “P., S. N. c/ S. A., J. J. y otro s/ daños y perjuicios”, expediente n° 69.893/2016, el Dr. Calvo Costa dijo:

 I. La sentencia de fecha 10 de agosto de 2021 rechazó la demanda interpuesta por Sandra Noemí P. contra Juan José S. A. y Claudia Beatriz M., con costas a cargo de la demandante. Dicho pronunciamiento fue apelado por la parte actora, quien expresó agravios a través de su presentación de fecha 7 de octubre de 2021. Corrido el traslado a la contraparte, fue contestada por los demandados el día 30 de octubre de 2021.

II. ………………. considero que los hechos de esta causa han de ser subsumidos en las disposiciones del anterior Código Civil de la Nación, aprobado por Ley 340, y no en las del Código Civil y Comercial, aprobado por Ley 26.994. Ello así, puesto que la ocurrencia del hecho y la formulación de la denuncia penal que originó el reclamo de los daños que aquí se efectúa y que diera origen a este proceso son anteriores a la entrada en vigencia del Código Civil y Comercial, que ha comenzado a regir a partir del 1 de agosto de 2015; en tal sentido, "la nueva ley toma a la relación jurídica en el estado que se encuentra al tiempo que la ley es sancionada y pasa a regir los tramos de su desarrollo aún no cumplidos, en tanto que a los cumplidos se los considera regidos por la ley vigente al tiempo en que se desarrollaron" ………………………………………………………………………………………………………………………………………

III. En resguardo de un adecuado orden expositivo, estimo oportuno destacar cuáles son los hechos relevantes que motivaron el dictado de la sentencia aquí recurrida. La Sra. Sandra Noemí P. señaló en su demanda que se desempeñó como empleada doméstica por más de siete años laborando a las órdenes de los Sres. Juan José S. A. y Claudia M. en el inmueble de la calle Pringles ……………… de CABA. Refirió que el día 8 de octubre de 2014, mientras se encontraba trabajando, fue sorpresivamente increpada por los aquí demandados, quienes la acusaron de ser culpable del delito de hurto de sus joyas, relojes dinero y divisas. Sostuvo además que ese día le comunicaron que estaba despedida, y que la obligaron a ir al correo a los fines de que envíe una carta documento renunciando al empleo, bajo amenaza de que si no lo hacía iniciarían una causa penal en su contra. Destacó además que a raíz de las denuncias efectuadas por los aquí demandados, ella fue imputada en la causa penal por el delito de “hurto agravado” previsto en el art. 163, inc. 3 del Código Penal, donde finalmente fue sobreseída con fecha 3 de junio de 2015; con posterioridad, dicha resolución fue recurrida por la parte querellante, pero la Sala 7 de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal confirmó el sobreseimiento. Agregó que al momento del lamentable suceso se encontraba gestando un embarazo de riesgo, lo que conocían los aquí demandados, y que a raíz de la injusta acusación sufrió un cuadro de stress que se manifestó con una parálisis facial, y que padece además secuelas psíquicas. Finalmente, demandó una indemnización por los daños alegados. Por su parte, el demandado Juan José S. A. realizó en su contestación una negativa pormenorizada de los hechos expuestos en la demanda, y brindó su propia versión. Señaló que la actora se desempeñó por siete años como empleada doméstica en su casa, siendo su empleadora su esposa Claudia M. Refirió que la relación con la Sra. P. siempre fue excelente, generándose entre ellos un vínculo de cariño y confianza, al punto tal que formaba parte de su grupo familiar y que vacacionaba con ellos. Continuó diciendo que hacia julio de 2014, advirtió con su esposa el faltante de objetos de valor que tenían en una caja fuerte oculta en un placard del dormitorio (empotrada en la pared), pese a que se encontraba con su cerradura intacta y sin haber sido violentada. Luego de que el hijo de ellos les dijera que él no había sido quien accediera a la caja fuerte, llegaron a la conclusión de que había sido la aquí actora, ya que era la única que tenía conocimiento de su existencia. Agregó el Sr. S. A. que fue muy duro y devastador llegar a tal conclusión, ya que la actora tenía la más plena confianza de la familia. Relató todas las ayudas que le brindaron a la Sra. P. mientras trabajó en su domicilio. Finalmente, señaló que la propia actora el día del hecho, pensando que había sido filmada por la sustracción de las pertenencias de los demandados, con llanto y arrepentimiento, reconoció que las había tomado y que había vendido las joyas en el barrio de Once porque precisaba dinero. También expuso el Sr. S. A. que la conversación fue grabada y que dicha grabación fue incorporada en la causa penal que se iniciara por la promoción de su denuncia a fin de lograr un esclarecimiento de los hechos Finalmente, contestó la demanda la Sra. Claudia Beatriz M. quien luego de negar los hechos invocados en la demanda, adhirió su responde a la contestación efectuada por su cónyuge Juan José S. A.. Aclaró que ella no realizó denuncia penal alguna sino que fue su esposo. Producidas las pruebas, el Sr. juez de grado consideró en su sentencia que no se habían acreditado los requisitos configurativos de una acusación calumniosa, y especialmente que el Sr. Juan José S.A. hubiese obrado con dolo o culpa grave al realizar la denuncia de hurto contra la Sra. Sandra Noemí P., por lo que rechazó la demanda en su contra. Asimismo, determinó la falta de legitimación pasiva de la Sra. Claudia B. M. por no haber sido ella quien efectuó la denuncia penal.

IV. En esta instancia, los agravios de la actora están dirigidos principalmente a cuestionar la sentencia recurrida ………………………………… la recurrente da a entender en sus quejas que los demandados actuaron con dolo y que, bajo una situación de violencia, la obligaron a confesar la autoría del hurto y a enviar el telegrama de renuncia, a lo que accedió por temor a que le pasara algo malo con su embarazo. ………………………………………………………. Es importante destacar que lo dispuesto en el código actual es coincidente con la interpretación ampliamente mayoritaria que se hacía en nuestros tribunales del art. 1090 del Código Civil de Vélez Sarsfield, con relación al cual -principalmente- la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha sostenido “la sola existencia de un fallo judicial que disponga la absolución o sobreseimiento del imputado no hace procedente, sin más, la acción de daños y perjuicios derivados de la denuncia… (Fallos: 319:2824; 330:2464)”……………………………. es importante destacar que el dolo se configura cuando el denunciante sabe que la persona acusada es inocente y sin embargo realiza la denuncia, lo que evidencia su mala fe; pero para ello, claro está, deberá acreditarse en el proceso la malicia, la sinrazón, el pleno conocimiento por parte del denunciante o querellante de la inocencia del acusado. La culpa grave, a su vez, se configurará cuando se haya encarado la denuncia sin siquiera contar con mínimos elementos que pudiesen dar pie para pensar que el denunciado podría haber incurrido en la conducta ilícita. Así lo dispone la última parte del art. 1771 ya mencionado: “El denunciante responde por los daños derivados de la falsedad de la denuncia o de la querella si se prueba que no tenía razones justificables para creer que el denunciado estaba implicado”. ……………………………………A priori, advierto que la decisión del Sr. Juan José S. A. de denunciar a la actora como autora del delito de hurto no denota per se la existencia de malicia alguna. Coincido plenamente para ello con el Sr. juez de la instancia anterior en cuanto destaca en su sentencia que “el relato del denunciante ante la autoridad policial no posee adjetivaciones, ni connotaciones injuriantes distintas de la imputación de un delito”, habiéndose limitado el Sr. S. A. a manifestar que el robo había sido confesado por la propia actora a su esposa en primer término y luego a él. Esto se puede apreciar de la lectura de la denuncia a fs. 1 de la causa penal Nro. 64078/2014 que ha sido traída ad effectum videndi et probandi y que tengo a la vista. …………………….la Sra. Sandra P., como fundamento de su demanda, expuso que “los demandados (…) al denunciar y acusar a la Sra. P. como la autora de un delito penal, no fueron previsores, prudentes, diligentes, hábiles, pues por el contrario, realizaron una acusación o denuncia culposa y/o calumniosa, por tal cuestión se les origina responsabilidad y deben responder por el resarcimiento correspondiente, como consecuencia de sus actos” …………….. Puede apreciarse en las constancias de la causa penal nro. 64078/2014 instruida -que tengo a la vista en este acto- que “Juan José S. A. y su cónyuge Claudia Beatriz M. han avalado sus dichos con sendas grabaciones y un telegrama de renuncia (…) Al respecto, cabe puntualizar que las grabaciones obtenidas por particulares bien pueden constituir prueba de los hechos investigados, de suyo válida, en la medida en que se trata de la instrumentación de un soporte auditivo o audiovisual de un hecho histórico acontecido…” ………………………………….. Tengo por probado, pues, con las constancias de la causa penal, que el denunciante tenía elementos suficientes como para requerir a la justicia que el hecho sea investigado y lograr así su esclarecimiento. ……………………………..

V. Comenzaré por dar respuesta, en primer lugar, al tercer agravio formulado por la actora, en cuanto se queja de haberse dictado la falta de legitimación pasiva de Sra. Claudia Beatriz M. Como bien lo refiere el colega de la instancia anterior en el punto II de la sentencia recurrida, la Sra. M. sólo ha participado en la causa penal como testigo (fs. 5, 21 y 79), pero no ha sido denunciante ni querellante en dicho proceso. Por ende, como solo puede imputarse responsabilidad por una acusación calumniosa a quien efectuó una denuncia o una querella ante la justicia penal, no cabe más que confirmar la falta de legitimación pasiva de la Sra. Claudia B. M.

VI. ………………………… no ha efectuado una crítica fundada y razonada del fallo de primera instancia que habilite a revocar el decisorio de grado, máxime cuando el fundamento de la decisión de la sentencia no se ha fundado especialmente en tal circunstancia, sino en la totalidad de las pruebas e indicios probatorios existentes. Es importante destacar, a esta altura de la exposición, que el Sr. magistrado de grado no ha fundado su resolución en la supuesta confesión por parte de la actora, como pretende evidenciarlo la accionante en su expresión de agravios, sino que lo ha hecho luego de analizar las pruebas en su conjunto y de concluir que el Sr. S. A. contaba con elementos que lo habilitaban a efectuar la denuncia penal, sin que se haya acreditado que actuó con dolo o culpa grave de su parte. …………………….la parte actora no ha aportado prueba alguna en autos para acreditar la falsedad de la denuncia efectuada así como también la culpa grave o el dolo del Sr. S. A.. Por mi parte, considero que las pruebas testimoniales rendidas en autos el día 30 de agosto de 2019, tampoco son reveladoras de tal circunstancia, conclusión a la que arribo ponderando las reglas que guían a la sana crítica, así como tampoco modifica mi apreciación el hecho de que haya existido un acuerdo en la instancia laboral como consecuencia del despido de la Sra. P. Por los motivos que acabo de exponer, considero que no se ha logrado demostrar la existencia de dolo o culpa grave en el obrar del demandado, y por ende, no se han establecido los requisitos exigidos para la configuración de una acusación calumniosa. En virtud de ello es que propongo al acuerdo que se rechace el recurso en estudio y se confirme la sentencia de primera instancia en todas sus partes. ……………………………………………………………………………….

Los Dres. González Zurro y Benavente adhieren por análogas consideraciones al voto precedente. Con lo que terminó el acto, firmando las señoras jueces por ante mi que doy fe. Fdo.: Carlos A. Calvo Costa, Guillermo D. González Zurro y María Isabel Benavente. Ante mí, Adrián Pablo Ricordi (Secretario interino). Lo transcripto es copia fiel de su original que obra en el libro de la Sala. Conste. ADRIAN PABLO RICORDI

///nos Aires, mayo 16 de 2022.- Y Visto: Lo deliberado y conclusiones establecidas en el Acuerdo precedente, el Tribunal Resuelve: 1) Confirmar la sentencia en todo lo que decide y fue objeto de apelación y agravios, con costas de alzada a cargo de la actora. 2) a) La Corte Suprema de Justicia de la Nación se pronunció respecto de la aplicación temporal de la ley 27.423, en “Establecimiento Las Marías S.A.C.I.F.A. c/ Misiones, Provincia de s/ acción declarativa”,criterio que fue reafirmado en “All, Jorge Emilio y otro s/sucesión” CIV 315118/1988/1/RH001, del 26 de abril de 2022, de modo coincidente con lo decidido por la mayoría del tribunal. Desde esa perspectiva, el nuevo régimen legal no resulta aplicable a los procesos fenecidos o en trámite, en lo que respecta a la labor desarrollada durante la etapa concluida durante la vigencia de la ley 21.839 y su modificatoria ley 24.432, o que hubieran tenido principio de ejecución. Por eso, resultan de aplicación las pautas establecidas en las leyes 21.839 (y su modificatoria ley 24.432) y 27.423 según sea, respectivamente, el tiempo en que fueron realizados los trabajos como así también las etapas comprendidas que serán detalladas a continuación. b) Para entender en las apelaciones interpuestas por considerar altos y bajos los honorarios regulados en la sentencia de primera instancia se tendrá en consideración para las labores desarrolladas en la primera etapa que, al haberse rechazado la demanda se toma como monto del juicio el que se reclama en la demanda ………………………………………CARLOS A. CALVO COSTA Juez (en minoría en cuanto a honorarios) GUILLERMO D. GONZALEZ ZURRO Juez-MARIA I. BENAVENTE Juez- ADRIAN PABLO RICORDI(secretario)

® Liga del Consorcista

Tags: laboral,

SUSCRIPCIÓN GRATUITA
Todas las novedades en Propiedad Horizontal