Contenido para:
Todo el país

Ley 25.916 - Gestión de Residuos Domiciliarios

 
6950 personas leyeron esto
0 comentaron al pie
Versión para imprimir
Publicado el
Publicado en B.O. 6-9-04

Establécense presupuestos mínimos de protección ambiental para la gestión integral de residuos domiciliarios.Disposiciones generales.
Autoridades competentes.Generación y Disposición inicial.
Recolección y Transporte.Tratamiento, Transferencia y Disposición final.Coordinación interjurisdiccional.Autoridad de aplicación.Infracciones y sanciones.Disposiciones complementarias.



Promulgada parcialmente:Septiembre 3 de 2004


El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, etc.sancionan con fuerza de Ley:


Gestión integral de residuos domiciliarios Capítulo I Disposiciones generales

ARTICULO 1º — Las disposiciones de la presente ley establecen los presupuestos mínimos de protección ambiental para la gestión integral de los residuos domiciliarios, sean éstos de origen residencial, urbano, comercial, asistencial, sanitario, industrial o institucional, con excepción de aquellos que se encuentren regulados por normas específicas.

ARTICULO 2º — Denomínese residuo domiciliario a aquellos elementos, objetos o sustancias que como consecuencia de los procesos de consumo y desarrollo de actividades humanas, son desechados y/o abandonados.

ARTICULO 3º — Se denomina gestión integral de residuos domiciliarios al conjunto de actividades interdependientes y complementarias entre sí, que conforman un proceso de acciones para el manejo de residuos domiciliarios, con el objeto de proteger el ambiente y la calidad de vida de la población.

La gestión integral de residuos domiciliarios comprende de las siguientes etapas:

generación, disposición inicial, recolección, transferencia, transporte, tratamiento y disposición final.

a) Generación:

es la actividad que comprende la producción de residuos domiciliarios.

b) Disposición inicial:es la acción por la cual se depositan o abandonan los residuos; es efectuada por el generador, y debe realizarse en la forma que determinen las distintas jurisdicciones.

La disposición inicial podrá ser:

1.General:sin clasificación y separación de residuos.

2.Selectiva:con clasificación y separación de residuos a cargo del generador.

c) Recolección:es el conjunto de acciones que comprende el acopio y carga de los residuos en los vehículos recolectores.

La recolección podrá ser:

1.General:sin discriminar los distintos tipos de residuo.

2.Diferenciada:discriminando por tipo de residuo en función de su tratamiento y valoración posterior.

d) Transferencia:comprende las actividades de almacenamiento transitorio y/o acondicionamiento de residuos para su transporte.

e) Transporte:comprende los viajes de traslado de los residuos entre los diferentes sitios comprendidos en la gestión integral.

f) Tratamiento:comprende el conjunto de operaciones tendientes al acondicionamiento y valorización de los residuos.

Se entiende por acondicionamiento a las operaciones realizadas a fin de adecuar los residuos para su valorización o disposición final.

Se entiende por valorización a todo procedimiento que permita el aprovechamiento de los recursos contenidos en los residuos, mediante el reciclaje en sus formas física, química, mecánica o biológica, y la reutilización.

g) Disposición final:comprende al conjunto de operaciones destinadas a lograr el depósito permanente de los residuos domiciliarios, así como de las fracciones de rechazo inevitables resultantes de los métodos de tratamiento adoptados.

Asimismo, quedan comprendidas en esta etapa las actividades propias de la clausura y postclausura de los centros de disposición final.

ARTICULO 4º — Son objetivos de la presente ley:

a) Lograr un adecuado y racional manejo de los residuos domiciliarios mediante su gestión integral, a fin de proteger el ambiente y la calidad de vida de la población; b) Promover la valorización de los residuos domiciliarios, a través de la implementación de métodos y procesos adecuados;
c) Minimizar los impactos negativos que estos residuos puedan producir sobre el ambiente;
d) Lograr la minimización de los residuos con destino a disposición final.

Capítulo II Autoridades competentes
ARTICULO 5º — Serán autoridades competentes de la presente ley los organismos que determinen cada una de las jurisdicciones locales.

ARTICULO 6º — Las autoridades competentes serán responsables de la gestión integral de los residuos domiciliarios producidos en su jurisdicción, y deberán establecer las normas complementarias necesarias para el cumplimiento efectivo de la presente ley.Asimismo, establecerán sistemas de gestión de residuos adaptados a las características y particularidades de su jurisdicción, los que deberán prevenir y minimizar los posibles impactos negativos sobre el ambiente y la calidad de vida de la población.

ARTICULO 7º — Las autoridades competentes podrán suscribir convenios bilaterales o multilaterales, que posibiliten la implementación de estrategias regionales para alguna o la totalidad de las etapas de la gestión integral de los residuos domiciliarios.

ARTICULO 8º — Las autoridades competentes promoverán la valorización de residuos mediante la implementación de programas de cumplimiento e implementación gradual.

Capítulo III Generación y Disposición inicial
ARTICULO 9º — Denomínase generador, a los efectos de la presente ley, a toda persona física o jurídica que produzca residuos en los términos del artículo 2º.El generador tiene la obligación de realizar el acopio inicial y la disposición inicial de los residuos de acuerdo a las normas complementarias que cada jurisdicción establezca.

ARTICULO 10.— La disposición inicial de residuos domiciliarios deberá efectuarse mediante métodos apropiados que prevengan y minimicen los posibles impactos negativos sobre el ambiente y la calidad de vida de la población.

ARTICULO 11.— Los generadores, en función de la calidad y cantidad de residuos, y de las condiciones en que los generan se clasifican en:

a) Generadores individuales.

b) Generadores especiales.

Los parámetros para su determinación serán establecidos por las normas complementarias de cada jurisdicción.

ARTICULO 12.— Denomínase generadores especiales, a los efectos de la presente ley, a aquellos generadores que producen residuos domiciliarios en calidad, cantidad y condiciones tales que, a criterio de la autoridad competente, requieran de la implementación de programas particulares de gestión, previamente aprobados por la misma.

Denomínase generadores individuales, a los efectos de la presente ley, a aquellos generadores que, a diferencia de los generadores especiales, no precisan de programas particulares de gestión.

Capítulo IV Recolección y transporte
ARTICULO 13.— Las autoridades competentes deberán garantizar que los residuos domiciliarios sean recolectados y transportados a los sitios habilitados mediante métodos que prevengan y minimicen los impactos negativos sobre el ambiente y la calidad de vida de la población.

Asimismo, deberán determinar la metodología y frecuencia con que se hará la recolección, la que deberá adecuarse a la cantidad de residuos generados y a las características ambientales y geográficas de su jurisdicción.

ARTICULO 14.— El transporte deberá efectuarse en vehículos habilitados, y debidamente acondicionados de manera de garantizar una adecuada contención de los residuos y evitar su dispersión en el ambiente.

Capítulo V Tratamiento, Transferencia y Disposición final
ARTICULO 15.— Denomínase planta de tratamiento, a los fines de la presente ley, a aquellas instalaciones que son habilitadas para tal fin por la autoridad competente, y en las cuales los residuos domiciliarios son acondicionados y/o valorizados.

El rechazo de los procesos de valorización y todo residuo domiciliario que no haya sido valorizado, deberá tener como destino un centro de disposición final habilitado por la autoridad competente.

ARTICULO 16.— Denomínase estación de transferencia, a los fines de la presente ley, a aquellas instalaciones que son habilitadas para tal fin por la autoridad competente, y en las cuales los residuos domiciliarios son almacenados transitoriamente y/o acondicionados para su transporte.

ARTICULO 17.— Denomínase centros de disposición final, a los fines de la presente ley, a aquellos lugares especialmente acondicionados y habilitados por la autoridad competente para la disposición permanente de los residuos.

ARTICULO 18.— Las autoridades competentes establecerán los requisitos necesarios para la habilitación de los centros de disposición final, en función de las características de los residuos domiciliarios a disponer, de las tecnologías a utilizar, y de las características ambientales locales.

Sin perjuicio de ello, la habilitación de estos centros requerirá de la aprobación de una Evaluación de Impacto Ambiental, que contemple la ejecución de un Plan de Monitoreo de las principales variables ambientales durante las fases de operación, clausura y postclausura.

ARTICULO 19.— Para la operación y clausura de las plantas de tratamiento y de las estaciones de transferencia, y para la operación, clausura y postclausura de los centros de disposición final, las autoridades competentes deberán autorizar métodos y tecnologías que prevengan y minimicen los posibles impactos negativos sobre el ambiente y la calidad de vida de la población.

ARTICULO 20.— Los centros de disposición final deberán ubicarse en sitios suficientemente alejados de áreas urbanas, de manera tal de no afectar la calidad de vida de la población; y su emplazamiento deberá determinarse considerando la planificación territorial, el uso del suelo y la expansión urbana durante un lapso que incluya el período de postclausura.

Asimismo, no podrán establecerse dentro de áreas protegidas o sitios que contengan elementos significativos del patrimonio natural y cultural.

ARTICULO 21.— Los centros de disposición final deberán ubicarse en sitios que no sean inundables.

De no ser ello posible, deberán diseñarse de modo tal de evitar su inundación.

Capítulo VI Coordinación interjurisdiccional
ARTICULO 22.— El Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA) a los fines de la presente ley, y en cumplimiento del Pacto Federal Ambiental actuará como el organismo de coordinación interjurisdiccional, en procura de cooperar con el cumplimiento de los objetivos de la presente ley.

ARTICULO 23.— El organismo de coordinación tendrá los siguientes objetivos:

a) Consensuar políticas de gestión integral de los residuos domiciliarios;
b) Acordar criterios técnicos y ambientales a emplear en las distintas etapas de la gestión integral;
c) Consensuar, junto a la Autoridad de Aplicación, las metas de valorización de residuos domiciliarios.

Capítulo VII Autoridad de aplicación
ARTICULO 24.— Será autoridad de aplicación, en el ámbito de su jurisdicción, el organismo de mayor jerarquía con competencia ambiental que determine el Poder Ejecutivo nacional.

ARTICULO 25.— Serán funciones de la autoridad de aplicación:

a) Formular políticas en materia de gestión de residuos domiciliarios, consensuadas en el seno del COFEMA.

b) Elaborar un informe anual con la información que le provean las provincias y la Ciudad de Buenos Aires, el que deberá, como mínimo, especificar el tipo y cantidad de residuos domiciliarios que son recolectados, y además, aquellos que son valorizados o que tengan potencial para su valorización en cada una de las jurisdicciones.

c) Fomentar medidas que contemplen la integración de los circuitos informales de recolección de residuos.

d) Promover programas de educación ambiental, conforme a los objetivos de la presente ley.

e) Proveer asesoramiento para la organización de programas de valorización y de sistemas de recolección diferenciada en las distintas jurisdicciones.

f) Promover la participación de la población en programas de reducción, reutilización y reciclaje de residuos.

g) Fomentar, a través de programas de comunicación social y de instrumentos económicos y jurídicos, la valorización de residuos, así como el consumo de productos en cuya elaboración se emplee material valorizado o con potencial para su valorización.

h) Promover e incentivar la participación de los sectores productivos y de comercio de bienes en la gestión integral de residuos.

i) Impulsar y consensuar, en el ámbito del COFEMA, un programa nacional de metas cuantificables de valorización de residuos de cumplimiento progresivo; el cual deberá ser revisado y actualizado periódicamente.

Capítulo VIII De las infracciones y sanciones
ARTICULO 26.— El incumplimiento de las disposiciones de la presente ley o de las reglamentaciones que en su consecuencia se dicten, sin perjuicio de las sanciones civiles o penales que pudieran corresponder, será sancionado con:

a) Apercibimiento.

b) Multa de diez (10) hasta doscientos (200) sueldos mínimos de la categoría básica inicial de la Administración Pública Nacional.

c) Suspensión de la actividad de treinta (30) días hasta un (1) año, según corresponda y atendiendo a las circunstancias del caso.

d) Cese definitivo de la actividad y clausura de las instalaciones, según corresponda y atendiendo a las circunstancias del caso.

ARTICULO 27.

— Las sanciones establecidas en el artículo anterior se aplicarán previa instrucción sumaria que asegure el derecho de defensa, y se graduarán de acuerdo con la naturaleza de la infracción y el daño ocasionado.

ARTICULO 28.— En caso de reincidencia, los máximos de las sanciones previstas en los incisos b) y c) del artículo 26 podrán multiplicarse por una cifra igual a la cantidad de reincidencias aumentada en una unidad.

ARTICULO 29.— Se considerará reincidente al que, dentro del término de tres (3) años anteriores a la fecha de comisión de la infracción, haya sido sancionado por otra infracción de idéntica o similar causa.

ARTICULO 30.— Las acciones para imponer sanciones previstas en la presente ley prescriben a los cinco (5) años contados a partir de la fecha en que se hubiere cometido la infracción o que la autoridad competente hubiere tomado conocimiento de la misma, la que sea más tardía.

ARTICULO 31.— Lo ingresado en concepto de multas a que se refiere el artículo 26, inciso b) serán percibidas por las autoridades competentes, según corresponda, para conformar un fondo destinado, exclusivamente, a la protección y restauración ambiental en cada una de las jurisdicciones.

ARTICULO 32.— Cuando el infractor fuere una persona jurídica, los que tengan a su cargo la dirección, administración o gerencia, serán solidariamente responsables de las sanciones establecidas en el presente capítulo.

Capítulo IX Plazos de adecuación
ARTICULO 33.— Establécese un plazo de 10 años, a partir de la entrada en vigencia de la presente ley, para la adecuación de las distintas jurisdicciones a las disposiciones establecidas en esta ley respecto de la disposición final de residuos domiciliarios.

Transcurrido ese plazo, queda prohibida en todo el territorio nacional la disposición final de residuos domiciliarios que no cumpla con dichas disposiciones.

ARTICULO 34.— Establécese un plazo de 15 años, a partir de la entrada en vigencia de la presente ley, para la adecuación de las distintas jurisdicciones al conjunto de disposiciones establecidas en esta ley.

Transcurrido ese plazo, queda prohibida en todo el territorio nacional la gestión de residuos domiciliarios que no cumpla con dichas disposiciones.

Capítulo X Disposiciones Complementarias
ARTICULO 35.— Las autoridades competentes deberán establecer, en el ámbito de su jurisdicción, programas especiales de gestión para aquellos residuos domiciliarios que por sus características particulares de peligrosidad, nocividad o toxicidad, puedan presentar riesgos significativos sobre la salud humana o animal, o sobre los recursos ambientales.

ARTICULO 36.

— Las provincias y la Ciudad de Buenos Aires deberán brindar a la Autoridad de Aplicación la información sobre el tipo y cantidad de residuos domiciliarios recolectados en su jurisdicción, así como también aquellos que son valorizados o que tengan potencial para su valorización.

ARTICULO 37.— Se prohíbe la importación o introducción de residuos domiciliarios provenientes de otros países al territorio nacional.

ARTICULO 38.— La presente ley es de orden público.

ARTICULO 39.— Comuníquese al Poder Ejecutivo.

DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, A LOS CUATRO DIAS DEL MES DE AGOSTO DEL AÑO DOS MIL CUATRO.

— REGISTRADO BAJO EL Nº 25.916 — EDUARDO O.CAMAÑO.— MARCELO A.GUINLE.— Eduardo D.Rollano.— Juan Estrada.

Decreto de Promulgaciòn Nº 1158/2004

Bs.
As., 3/9/2004


VISTO el Proyecto de Ley registrado bajo el Nº 25.916 sancionado por el HONORABLE CONGRESO DE LA NACION el día 4 de agosto de 2004, y CONSIDERANDO:

Que el citado Proyecto de Ley establece los
presupuestos mínimos de protección ambiental
para la “Gestión integral de residuos domiciliarios”.
Que el Capítulo VII del Proyecto de Ley regula
lo atinente a su Autoridad de aplicación,
estableciéndose, en el artículo 24, que será
autoridad de aplicación, en el ámbito de su
jurisdicción, el organismo de mayor jerarquía
con competencia ambiental que determine el
Poder Ejecutivo nacional.
Que, tratándose de una ley de presupuestos
mínimos de protección ambiental, en los términos
del artículo 41 de la Constitución Nacional,
no cabe contraponer, en orden a la
ejecución de la ley, la jurisdicción de las autoridades
locales (denominadas autoridades
“competentes” en el texto de cuya
promulgación se trata) a la jurisdicción del
Gobierno federal, normalmente circunscripta
a supuestos de afectación interjurisdiccional
del ambiente y al ámbito físico de los establecimientos
y otros lugares sometidos a jurisdicción
nacional.
Que, en efecto, la Constitución ha reservado
la competencia para ejecutar las leyes de
presupuestos mínimos a las jurisdicciones
locales; al Gobierno federal, a través de su
autoridad ambiental, le corresponde aplicar
la ley de presupuestos mínimos no en el
sentido estricto de ejecutar una ley federal,
sino en un sentido institucional y político
—consustanciado con el espíritu del tercer
párrafo de la cláusula ambiental de la Constitución
—, desarrollando funciones que,
como las enumeradas en el artículo 25 del
proyecto de ley en cuestión, se relacionan
con la formulación de políticas ambientales
de carácter nacional, antes que con la ejecución
administrativa de las cláusulas de la ley.
Que, además de esa importante razón conceptual
y de hermenéutica constitucional, si
el texto se promulgara conteniendo la expresión
“...en el ámbito de su jurisdicción...” daría
lugar a equívocos en su cumplimiento,
pues las funciones especificadas en el artículo
25 podrían interpretarse como circunscriptas
a aquellos supuestos en los que hubiera
afectación interjurisdiccional del ambiente
o en los que las actividades reguladas en
el proyecto de ley se desarrollaran en establecimientos
o lugares sometidos a jurisdicción
nacional.
Que el Capítulo VIII del Proyecto de Ley se
refiere a las infracciones y sanciones.
Que, en dicho marco, fijar el plazo de prescripción
para las acciones sancionatorias de
las autoridades competentes locales, como lo
hace el artículo 30, se considera como invadiendo
la competencia que se han reservado
las Provincias de definir sus instituciones de
Derecho Administrativo.
Aunque la competencia
delegada a la Nación para dictar presupuestos
mínimos de protección ambiental incluye
la potestad de establecer, como principio de
política ambiental nacional, que las infracciones
a los presupuestos mínimos entrañarán
responsabilidad en el orden administrativo, es
del estricto resorte provincial, con motivo del
dictado de las normas “complementarias” a que
alude el tercer párrafo del artículo 41 de la
Constitución Nacional, fijar el plazo de prescripción
de las respectivas acciones
sancionatorias.
Si se tratara de figuras penales,
la Nación podría fijar un plazo de prescripción
(art.
75, inc.
12, Const.
Nac.), pero no sucede
ello con las penalidades administrativas,
que pertenecen al ámbito del Derecho Administrativo,
el cual es de naturaleza local.
Que el Capítulo IX del Proyecto de Ley se
refiere a los plazos máximos con los que contarán
las jurisdicciones locales para adecuar
a las disposiciones establecidas en la ley la
gestión integral de residuos domiciliarios que
se lleva a cabo en ellas; según el artículo 33,
dicho plazo será de DIEZ (10) años en materia
de disposición final de residuos domiciliarios
y, según el artículo 34, el plazo será de
QUINCE (15) años para las restantes etapas
de la gestión integral de los residuos.
Que los plazos contemplados en dichas previsiones
se oponen al principio de congruencia
establecido en el artículo 4º de la Ley General
de Ambiente Nº 25.675, conforme al cual la
legislación provincial y municipal referida a lo
ambiental deberá ser adecuada a los principios
y normas fijados en dicha ley y en toda
otra norma a través de la cual se ejecute la
política ambiental nacional, como es el caso
de una ley sectorial de presupuestos mínimos.
Que, por otra parte, siendo las leyes de presupuestos
mínimos de orden público y, además,
comportando los presupuestos mínimos
una tutela ambiental uniforme o común para
todo el territorio nacional que tiene por objeto
imponer condiciones necesarias para asegurar
la protección ambiental (v.
art.
6º, Ley
Nº 25.675), se advierte que no resulta adecuado
establecer plazos máximos que puedan diferir
su cumplimiento cuando corresponde a
las jurisdicciones locales dictar las normas
complementarias y de ejecución pertinentes
para asegurar a sus respectivos habitantes el
goce efectivo de aquella tutela ambiental.
Que el artículo 37 del Proyecto de Ley —dentro
del Capítulo X sobre disposiciones complementarias
— prohíbe la importación o introducción
de residuos domiciliarios provenientes
de otros países al territorio nacional.
Que la importación o introducción de residuos
domiciliarios provenientes de otros países se
halla actualmente prohibida dentro de los términos
del Decreto Nº 181 de fecha 24 de enero
de 1992.
La SECRETARIA DE AMBIENTE
Y DESARROLLO SUSTENTABLE del MINISTERIO
DE SALUD Y AMBIENTE es autoridad
de aplicación de dicho decreto, a los fines
de autorizar el ingreso de aquellos residuos
que, por estar amparados en certificaciones
de inocuidad ambiental y sanitaria, no
representan un peligro o un riesgo para el
ambiente, la calidad de vida de las personas
y los recursos naturales.
Que una prohibición absoluta de importación
tendría un impacto negativo en el sector industrial
del país que, hasta ahora, y de acuerdo
con la normativa vigente, ha importado en
cantidad y calidad muy significativas residuos
no peligrosos como insumos de procesos industriales.
Que aunque una prohibición absoluta de ingreso
tendría la ventaja de promover un mayor
desarrollo del reciclado de residuos locales,
importantes limitaciones tecnológicas y
económicas impedirían hacerlo en el corto
plazo, lo cual redundaría en un perjuicio para
el sector industrial antes mencionado, perjuicio
que no resulta ser ambientalmente exigible
en atención a que los residuos que actualmente
se importan y utilizan al amparo
del Decreto Nº 181/92, son inocuos ambiental
y sanitariamente, no comprometiendo el
bien jurídico protegido en el proyecto legislativo
en cuestión, que es el ambiente y la calidad
de vida de la población.
Que, por ende, observar lo dispuesto en el
artículo 37 del Proyecto de Ley Nº 25.916 no
implicaría dejar autorizado, en términos generales,
el ingreso o importación de residuos domiciliarios,
sino mantener vigente un régimen
de prohibición más razonable y sustentable.
Que la presente medida no altera el espíritu
ni la unidad del proyecto de Ley sancionado
por el HONORABLE CONGRESO DE LA
NACION.
Que el PODER EJECUTIVO NACIONAL se
encuentra facultado para dictar el presente
en virtud de lo dispuesto por el artículo 80 de
la CONSTITUCION NACIONAL.


Por ello,
EL PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA
EN ACUERDO GENERAL DE MINISTROS DECRETA:


Artículo 1º — Obsérvase, en el artículo 24 del
Proyecto de Ley registrado bajo el Nº 25.916, la
expresión “...en el ámbito de su jurisdicción...”.
Art.
2º — Obsérvanse los artículos 30, 33, 34 y
37 del Proyecto de Ley registrado bajo el
Nº 25.916.
Art.
3º — Con las salvedades establecidas en
los artículos anteriores, cúmplase, promúlgase y
téngase por Ley de la Nación el Proyecto de Ley
registrado bajo el Nº 25.916.
Art.
4º — Dése cuenta al HONORABLE CONGRESO
DE LA NACION.
Art.
5º — Comuníquese, publíquese, dése a la
Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese.


— KIRCHNER.
— Alberto A.
Fernández.
— Roberto
Lavagna.
— Ginés M.
González García.

Julio M.
De Vido.
— Aníbal D.
Fernández.
— Daniel
F.
Filmus.
— José J.
B.
Pampuro.
— Horacio
D.
Rosatti.
— Alicia M.
Kirchner.
— Carlos A.
Tomada.

® Liga del Consorcista

Tags: De Interés General para la Familia Urbana, residuos,

SUSCRIPCIÓN GRATUITA
Todas las novedades en Propiedad Horizontal
 
NOVEDADES RECIENTEMENTE PUBLICADAS