Contenido para:
Todo el país

EL OTRO BICENTENARIO

 
7087 personas leyeron esto
2 comentaron al pie
Versión para imprimir
Publicado el
Escribe


El año que se inicia es el bicentenario del nacimiento de uno de los hombres públicos más admirados y a la vez más combatidos de nuestra historia: don Domingo Faustino Sarmiento.
Dependiente de almacén, lector infatigable, maestro, periodista, político, escritor, militar, diplomático, senador, gobernador de provincia y presidente de los argentinos.
Defensor de las libertades públicas y sobre todo, educador, vocación que ejerció siempre, sea cual fuere la función que le tocara desempeñar en la vida.


No hay elogios suficientes para describir a este luchador incansable.
Pero si hay algo que resaltar como ejemplo, a las puertas del bicentenario de su natalicio, es el profundo amor por su patria, a la que sirvió, como dice el himno que lo recuerda, con la espada, con la pluma y la palabra.
Por ello, sin duda debiera ser considerado como el modelo insuperable al que debiéramos mirar todos los argentinos, especialmente aquellos que se dedican a la política.


Sarmiento fue una de esos personajes cuya trayectoria nos enseña que a la gente no se la debe juzgar por lo que dice, sino por lo que hace.
Esto es especialmente oportuno resaltarlo hoy, entre nosotros, donde los debates de ideas no existen en absoluto y las reyertas políticas suelen esconder intereses mezquinos.
El Sarmiento verbal lo mostraba como un hombre bien plantado pero altanero, excesivamente espontáneo y hasta desmedido cuando se trataba de combatir la ignorancia.
Pero el otro Sarmiento, el de los hechos, lo revelaba como un ser superior, y su figura se agiganta a medida que pasa el tiempo.
Sobre todo pensando en la cantidad de realizaciones que fue capaz de llevar a cabo y que aún perduran.


Más allá de sus virtudes y defectos, el amor a su patria lo consumía y este fue el denominador común en toda su vida, desde su infancia paupérrima, en el diminuto poblado de Carrascal, en San Juan, hasta su muerte, también pobre, en Asunción.
En uno de sus numerosos libros, llamado “Argirópolis”, proponía a Urquiza la formación de una gran nación, integrada por Argentina, Uruguay y Paraguay, que iría a competir en grandeza con las naciones más civilizadas del mundo.
Huyendo de sus enemigos hacia Chile, dejó esculpida una frase lapidaria: “las ideas no se degüellan”, dirigida a los dictadores de su tiempo.


Fue presidente de la república durante los años 1868 y 1874 y en la lista de sus logros, se cuentan: la ley de educación común 1420, ya antes propuesta para su provincia, San Juan, cuando fuera gobernador.
También impulsó los ferrocarriles y el telégrafo, modernizó el servicio de correos, creó la Contaduría General de la Nación y el Boletín Oficial, organizó el primer censo nacional, introdujo el servicio de tranvías, fundó el Liceo Naval y el Colegio Militar de la Nación, diseñó el Jardín Botánico y el Jardín Zoológico, fomentó la inmigración europea, como manda aún hoy el art.
25 de la Constitución Nacional, y creó un sistema educativo que, al decir del reciente premio Nóbel, Vargas Llosa, fue modelo en el mundo, superior inclusive al de la Europa de entonces.


A doscientos años de su nacimiento, su obra y su inmensa capacidad de trabajo sólo pueden despertar admiración.
Nació en 1811, cuando la patria era apenas un puñado de aldeas dispersas en el desierto, y cuando murió, menos de ochenta años después, la Argentina había asumido una verdadera vocación de potencia.
Supo encontrar la clave del progreso de los pueblos, que es la educación, e hizo su tarea, bajo el lema de “hay que educar al pueblo soberano”.
Hoy, tal vez debiéramos aggiornar esa frase, y decir que “hay que educar a los políticos”.
Enseñarles que la historia se construye entre todos, que la verdad se descubre en el ejercicio del dialogo con los adversarios y oponentes.
Y, en fin, que más allá de las encuestas de opinión y los discursos, lo que le importa a la gente, son los hechos: Una administración transparente, leyes útiles e inteligentes, una mejor justicia y un sueño de gran nación.

® Liga del Consorcista

Tags: De Interés General para la Familia Urbana, desarrollo, sarmiento,

Comentarios

publicado el 2-1-2011

Sì, Sarmiento fue un visionario y supo combinar la planificaciòn con la ejecuciòn. Recomiendo la lectura de sus viajes a Europa y EEUU en donde deja plasmadas observaciones sobre estos destinos, que aún siguen vigentes. Feliz año nuevo y agradecida Loisi, por su iniciativa cívica. Feliz año nuevo!

publicado el 31-12-2010

Excelente el contenido del artículo. Muy oportuna su presentación.Se brinda merecido reconocimiento a quien fuera incansable luchador,constante educadNor y gran visionario. Debiera ser divulgado en este próximo año de elecciones como inspiración para muchos de nuestros hombres de la política argentina.

Quieres opinar sobre este tema?

No estás registrado o no ingresaste con tu usuario y clave, si no te logueás tu comentario aparecerá como anónimo y no será publicado hasta que no sea aprobado por un moderador  registrarme | ingresar
Este espacio no está destinado a consultas sino a comentarios y opiniones de los lectores. Los autores no responderán las consultas vertidas en esta área. Para consultarnos, sírvase ingresar aquí
caracteres restantes.
Si el comentario es publicitario, grosero o injuriante será eliminado
SUSCRIPCIÓN GRATUITA
Todas las novedades en Propiedad Horizontal
 
NOVEDADES RECIENTEMENTE PUBLICADAS
 CABA INFORMA la actividad en la ciudad desde el 1-7-2020 y ACONSEJA.-
2-7-2020 | noticia | Ciudad de Buenos Aires
Todo sobre Consorcios
Ya salió la tercera edición ampliada y actualizada del manual de la Liga del Consorcista Todo Sobre Consorcios

Se incorporaron las modificaciones del nuevo Código Civil, tomando en consideración las diferencias con la derogada ley 13.512 y las novedades introducidas por el nuevo régimen.