Las asambleas del consorcio de propietarios: ¿Encuentros o desencuentros? ¿Diálogo o sumatoria de monólogos?

Imagen de Dra. Rita Lidia Sessa
22 Oct 2012 - 01:22
41926 lecturas
42 comentarios
Opine sobre este artículo
Imprimir

En los consorcios sometidos a la ley 13512, que rige para TODO el país, hay un día –por lo menos debe haber uno al año– en que se cita a Asamblea de Propietarios. Es obligatorio en la CABA fijar la hora aproximada de finalización y considero que también es conveniente hacerlo siempre -en todo el país– cuando se convoca.

El lugar debe ser cómodo y si no lo es - por falta de espacio suficiente- analizar la posibilidad de hacerlo en un lugar especial (una unidad funcional, un café próximo al edificio... dado que frente a una tacita de café los ánimos se distienden).
La misma debe convocarse respetando las indicaciones y formalidades que fija el Reglamento de Copropiedad y Administración (ley para ese consorcio) notificando el Orden del Día de la reunión. Ese orden del día consiste en la enumeración de los puntos a tratar en asamblea.
Los primeros puntos son los requisitos formales establecidos en la manda estatutaria, que en general son los siguientes:

1.-firma de cada propietario presente o representado por apoderado, con su porcentual dominial.
2.-declaración de validez / legalidad de la asamblea
3.- Fijación del quorum
4.- elección de presidente de la asamblea y de secretario de actas
5.- elección de dos propietarios para firmar al final del acta).

Todos los puntos de convocatoria deben transcribirse en el acta, para su tratamiento, votación y decisión, uno por uno.
Es fundamental y necesario que el acta se escriba o labre en el momento de transcurrir la asamblea y en el Libro de Actas (no con borradores, resúmenes, grabaciones etc). Si por razones diversas no está disponible ese libro, se escribirá en papel oficio con las mismas formalidades y luego se protocolizará el acta.
Los puntos siguientes constituyen el temario a tratar (nunca un punto puede ser “varios” o “temas de interés” pues sólo valdrá como recomendación, es decir los propietarios no podrán decidir sobre ellos).
Estos puntos deben ser claros, concisos y los necesarios.

Los propietarios llegan a la hora asamblearia (generalmente nocturna o a fin de la tarde) cansados , con ganas de concluir rápido la reunión para cenar o descansar. El convocante –o el presidente de la asamblea– debe dirigir el debate con sensatez dando la palabra –brevemente– a cada expositor (si es que el punto lo amerita) y luego someter ese tema a votación, consignando los votos a favor, los en contra y la decisión adoptada respecto a ese punto.

No se deben permitir discusiones sobre temas ajenos al orden del día.
Cuando culmina el tratamiento del orden del día, se cierra la asamblea firmando al pie los dos propietarios elegidos para el cierre del acto, consignando hora de cierre.
Con la siguiente liquidación de expensas corresponde adjuntar fotocopia del acta de asamblea a cada propietario, tanto si estuvo presente o ausente en la reunión.

El respeto por el otro es fundamental y lamentablemente es lo que menos se observa.
Escuchar para ser escuchado. Respetar para ser respetado.
Todos y cada uno de los propietarios tiene los mismos derechos en la asamblea, aunque su voto seguramente diferirá porque tendrá el valor porcentual que le atribuya el reglamento. Pero así como tienen iguales derechos tienen las mismas obligaciones de urbanidad, recordando siempre que la asamblea de propietarios es una reunión de vecinos cuyo objetivo final es vivir en paz y armonía.


Fundación Liga del Consorcista de la Propiedad Horizontal

[email protected]

[email protected]

Montevideo 764 piso 11 A y C, Ciudad de Buenos Aires [ mapa]
4811-9836 || 4816-5111

Sugerencias sobre el sitio? Contáctese con nuestro webmaster

Fundación Liga del Consorcista de la Propiedad Horizontal

emails:
[email protected]
[email protected]

Montevideo 764 piso 11 A y C, Ciudad de Buenos Aires

4811.9836
4816.5111


Sugerencias sobre el sitio? Contáctese con nuestro webmaster